Slide show

[Entrevista][slideshow]

Hi There, I am

[Relato][stack]

Featured Post

El Hijo del Mar

En el pueblo andino olvidado no hay mar , y cuando lo vi por televisión cuando era muy niño supe que debía conocerlo. A mediados de...

Popular Posts

Dos vidas (I)


El  cantar de los gallos anunciaba un nuevo día en el pueblo andino olvidado. El nuevo mundo había cambiado algunas fisonomías de lugar, aunque en ocasiones destellos de un pasado de contrastes aparecía por las calles del poblado. El olor a café siempre despertaba a Rodrigo, un joven esbelto que recibía aplausos silenciosos al pasar. Proveniente de una familia respetada, el chico era primero en su clase y aunque no mostraba sus sentimientos en público, era sabido que numerosas familias luchaban por emparentar sus apellidos con el suyo. Ese día debía ir a la clase de historia. Sentía que el profesor era un pesado.


Ya en el colegio la rutina era evidente cada día de su vida. Saludaba a sus amigos, conversaba con algún admirador y sonreía sin parar. Era cortés y de buenos modales. Todo esto le fue inculcado de pequeño por sus padres, los Montalbán. El cambio repentino de vestidos del cielo, era indicio de algo estaba por ocurrir. Trajes grises se posaron en el que para muchos era el espejo de ese nuevo mundo.

El profesor de historia sacó de inmediato sus instrumentos y comenzó a dictar la clase que había preparado con anterioridad. “Deformaciones que casi nos llevan a la extinción” eran las palabras que en el centro de los folletos se robaba las atenciones de los presentes. Entregó a todos uno. Y empezó su clase. Luego de veinte minutos de historia entretenida para muchos (no para Rodrigo) comenzaron a ser respondidas las dudas y preguntas. Cuando el joven Montalbán abrió sus labios, los presentes volcaron sus miradas hacia él.

-¿Y qué ocurrió?- preguntó Rodrigo con un rosto que mostraba más dudas que certezas, aunque en lo profundo todo estaba claro.
-Los hombres y mujeres tenían relaciones sexuales-dijo el profesor.
-¿Relaciones sexuales?- a una sola voz preguntaron los estudiantes del último año de colegio a su guía.
-Sí. Los opuestos tenían sexo y procreaban hijos.-Al ver las cara de sorpresa de sus estudiantes el maestro prosiguió- A esta etapa de la historia de la humanidad la conocemos como Oscurantismo II. Por miles de años los seres humanos mantenían relaciones sexuales y procreaban hijos. Sin organización, sin estar preparados sobrepoblaron el planeta y por poco nos extinguen. ¿Recuerdan que hablamos de las religiones? –Todos asintieron con la cabeza- Bueno, para ellos la procreación dentro del matrimonio era válido y bendecido por su Dios. Un ser supremo que no sabía de estadísticas ni fue capaz de decirle a sus seguidores lo que podía ocurrir.

Rodrigo que sentía incomodidad ante las palabras de su profesor,  sintió que debía decir algo para abolir esa teoría. Sus manos sudaban como ducha abierta. Su corazón fue más fuerte y por vez primera doblegó su razón.

-Profesor, usted nos dijo una vez que los seres humanos veníamos del simio…
-Estás en lo correcto- interrumpió el profesor, mientras se quitaba las gafas y se sentaba en el escritorio.
-Si los seres humanos venimos del mono, que son animales… quiere decir que nosotros también lo somos. Entonces ¿No es natural que dos seres del sexo opuesto tengan relaciones sexuales?

El silencio se apoderó de la clase. Los alumnos quedaron desconcertados ante las palabras de Rodrigo. Un chico con las mejores calificaciones de su escuela y de quien se decía tenía las puertas abiertas de cualquier universidad de prestigio mundial.

-Si nosotros los seres humanos hubiéramos seguido los instintos animales, nuestra existencia en el planeta habría acabado tiempo atrás. Fue nuestra capacidad de evolucionar lo que nos hizo replantearnos ciertas costumbres. Rodrigo, la homosexualidad nos ha permitido vivir a plenitud, sin guerras, sin enfermedades y tantos tormentos que azotaron a nuestros antepasados. El hombre no es una especia natural, con el sólo hecho de pensar dejamos de ser fieras para ser seres razonables.
-¿Rodrigo no será que eres heterosexual?- dijo uno de los compañeros del salón.

Las risas que produjeron ese comentario incomodaron al joven. Se sintió expuesto, incomprendido y por primera vez humillado. La frase “Rodrigo es raro” fue cantada con tanta solemnidad que se asemejaba al coro que usaban vestidos formales en el centro de ayuda de la localidad. El profesor no hizo nada, mostrar sus dientes fue señal de que aprobaba la letra de esa música tan despectiva. El timbre sonó, el brillante joven tomó sus libros y salió del salón de clases. Diego, su amigo de infancia, se fue tras él para saber lo que ocurría.

¿Acaso un joven no puede dar su opinión sin ser bombardeado por humillantes burlas que sólo aprietan el corazón hasta hacerlo explotar? ¿Era un pecado pensar distinto? ¿Podían estar todos equivocados en ese mundo tan perfecto? El camino se hacía largo para Rodrigo quien a su mayoría de edad no comprendía ciertas cosas. El tormento que vivía desde niño comenzaba a tomar vida y pedía el espacio que merecía. Quería decir a los cuatro vientos lo que sentía, lo que vivía, lo que creía; pero algo le decía que ser heterosexual en ese mundo apegado a ley era como ponerse una soga al cuello. Tener dos vidas no era nada fácil, era momento decidir cuál sería vomitada.

Habían transcurrido quinientos  años desde que la vida en el planeta había “llegado a su fin”. El aumento drástico de la población mundial hizo casi imposible  que los gobiernos fueran a la par de las demandas básicas que exigían sus pobladores. La falta de lugares donde cosechar alimentos, la disminución del agua potable y el aumento de comidas sintéticas llevaron al planeta a un colapso. El conflicto armado parecía la única solución, en efecto lo fue. De 30 mil millones de habitantes solo veinte millones sobrevivieron. En medio milenio el planeta pudo respirar. Se prohibió la reproducción sexual y se aceptó la homosexualidad como modo de vida. Cada familia podía tener dos hijos, hembra y varón si lo deseaba. Los actos heterosexuales eran ferozmente castigados, algunos eran castrados, paraban en la cárcel o los esperaba la muerte. Era tan repugnante ver a dos seres de sexos opuestos juntos que la presión, el señalamiento y la culpa de ser “raro” en un mundo perfecto llevaba a muchos al suicidio, que ocupaba el segundo puesto de muertes en el mundo luego de la muerte natural.

Diego intentó charlar con su amigo pero fue en vano. Era el único que sabía el secreto que guardaba Rodrigo, y eso porque su hermana era su pareja. Dejó dicho a sus padres que necesitaba comunicarse con él. “Dígale que me llame cuando pueda” dijo a los señores Montalbán.

De noche, su padre alfa le dijo que tenía visita. “Es la hermana de Diego”. La hicieron pasar a su cuarto, al verla sintió que su alma volvía a su cuerpo. Se abrazaron y besaron por un largo tiempo, mientras las lágrimas de Rodrigo pasaban por sus labios convirtiendo el acto en un encuentro romántico tocado por diminutas gotas de un mar que no era dulce.

-Ya Diego me contó lo ocurrido- dijo la chica frenando el beso- te estás exponiendo sin darte cuenta.
-No pude contenerme, no fue nada fácil para mí- dijo el joven buscando la ventana de su habitación- ¿Qué se cree ese tipo y todos aquellos que transformaron el mundo en la basura que es?- una larga pausa fue cortada cuando este repuso- ¿Es una falta grave creer en un Dios? ¿Acaso ir en contra de la razón y dejarse guiar por lo natural es pena de muerte? ¡Laura por Dios! Las cosas como las vemos no son lo que son.
-Creo que estás dejando que la situación se salga de control.
-¿No viste lo que ocurrió en África? Están permitiendo que las personas puedan tener relaciones heterosexuales porque creen fervientemente en que todos tenemos los mismos derechos. En Asia permitieron el culto a cualquier Dios o ser poderoso. Es  un gran avance. No podía dejar que un patán pisoteara mis ideales.

Laura su novia, observaba con detenimiento cada parte del cuarto.  Su mirada era llevada con la rapidez de una montaña rusa, detuvo sus ojos en el cuadro que ocupaba gran parte de la pared, “la evolución del mundo” todos tenían uno en cada hogar. En sí no estaba preocupaba por ver las cosas de aquel lugar de cuatro paredes, las conocía con los ojos cerrados. Sólo trataba de no prestar atención a las palabras de su novio, llenas de tanta verdad en un lugar de verdades distintas.

-Creo que esto debe terminar- dijo la chica que marchando con rapidez no dejó que Rodrigo pronunciara tan siquiera una palabra.

Consternado, atormentado la ira lo cobijó. Con rabia volteó las cosas que adornaban su mesita de noche. Rompió los afiches, desordenó su cama. En sus veintidós años el último había sido un golpe fuerte a su integridad. Con furia rompió el cuadro de “La evolución del mundo”. Gritaba, lloraba, se sentía solo  y sin apoyo. Él, que siempre fue el foco de las miradas, un ejemplo a seguir, la adoración de muchos padres y madres que pedían a sus hijos asemejarse a él, hundido en una crisis existencial que parecía no tener salida.
Sus padres al escuchar esos extraños y nuevos ruidos en la habitación de su hijo subieron de inmediato a ver lo que ocurría. Sus ojos no mentían, Rodrigo había sido llevado por la locura. No hubo tiempo de preguntar lo que pasaba, de saber las circunstancias que lo llevaron a tomar ese acto de desespero que ellos habían leído de esas historias clásicas del antiguo mundo. Su hijo sentado en la cama dijo unas palabras que hicieron temblar el hogar.

-Sé que se preguntaran qué me ocurre o qué he hecho para llegar a esto. ¡Tranquilos! No pasa nada. Sigo cumpliendo las leyes a cabalidad. Sonrío, saludo, soy cortés y muy aplicado en los estudios. Tienen un hijo que podría ingresar a una universidad de prestigio mundial decía con ironía-.Puedo llegar a ser el hombre que dé voz y vida a este pueblo andino olvidado. No soy perfecto. Dentro de mí desde hace un año me ocurren tantas cosas extrañas y naturales a la vez-el padre Beta intentó interrumpir, pero Rodrigo no lo permitió- ¡Por primera vez en sus vidas escúchenme!-el silencio y asombro se posaron sobre sus parientes- No me siento bien con este mundo, ni con sus leyes, ni costumbres. Si me dieran la oportunidad de cambiar todo con un botón las cosas fueran distintas, pero no me dieron a elegir. Padres, les tengo una dolorosa noticia, no tanto para mí. He aceptado mi heterosexualidad… soy raro y nada podrá hacerme cambiar de opinión.

Desde ese día las cosas en la casa Montalbán no serían como antes.                               

10 comentarios:

  1. Es interesante la trama de esta historia. Es un futuro bastante gris a pesar de que lo peor ya pasó. Las consecuencias de las drásticas decisiones por salvar a la especie crearon un infierno bastante terrible para aquellos cuya condición sexual antes estaba permitida y Rodrigo quiere salir de ese infierno.

    Empero, algo me dice que no será sencillo. Las aguas están comenzando a agitarse, señal de que un tsunami está apunto de arremeter.

    Esto se va a poner bueno. Je, je, je. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada fácil la vida en este nuevo mundo. Saludos Nahuel. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me encantan las historias de distopías, nos hacen reflexionar sobre la sociedad exponiendo su absurdo.
    Muy buen cuento, David.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Federico. Era la idea que quería exponer. Esperemos qué pasa. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jeje, muy bueno, creo que es el mejor relato que te he leído, ¿ya ves que por qué no debes abandonar la escritura? una estupenda distopía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Alejandra necesitaba de ustedes. Las palabras de aliento y esos regaños me hicieron entrar en razón. Gracias por estar ahí. Un abrazo.

      Eliminar
  4. excelente blog, Muy bueno a demás interesante, sin duda uno de los mejores escritores, todo el éxito del mundo para el hombre de la cultura, "El que tiene magia, no necesita trucos", y ese eres tu que Dios te bendiga siempre David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga. Me alegra que pases por mi Suburbio. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. ¡¡Impresionante David!! Ha sido curiosísimo y me ha gustado mucho. Espero que no llegue un día tan extremo y donde a ninguna persona, sea cual sea su orientación sexual, la priven de tener algo tan bueno como son las relaciones sexuales. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste Ana Lía. Pues los homosexuales aún viven eso en partes del mundo.
      Saludos y un abrazo.

      Eliminar

vehicles

[socialcounter] [facebook][#][0K] [twitter][#][115K] [youtube][#][215,635] [google-plus][#][102,114] [rss][#][2M] [instagram][#][600,300]

business

health

sidebar ads