Slide show

[Entrevista][slideshow]

Hi There, I am

[Relato][stack]

Featured Post

El Hijo del Mar

En el pueblo andino olvidado no hay mar , y cuando lo vi por televisión cuando era muy niño supe que debía conocerlo. A mediados de...

Popular Posts

Entrevista a Milagro Villalobos

La metamorfosis de una estrella oculta entre las montañas trujillanas

Milagro Villalobos: Del artístico Almendrón a las milagrosas raíces de Jesé

Estuvo a un paso de ser una actriz consagrada de nuestra nación. De aquella niña que en el patio de su casa era la protagonista de todas sus historias aún quedan retazos. Escondida bajo el silencio de un pueblo andino olvidado nos cuenta los distintos cambios camaleónicos que ha vivido y que la han transformado en lo que es: Un Milagro de vida.

David José Rojo/ECS

Milagro Villalobos en el capítulo final
de la telenovela "Por estas Calles"
Las marcadas curvas de su cuerpo invitan al viento a separarse. Él quiere jugar con su cabello rebelde, pero una liga de tela lo encadena, lo esclaviza. Sus ojos almendrados hacen juego con sus cejas grabadas por las manos de un artista. La puerta rosada se abre, estirando sus mejillas y frente, tallada por ríos secos, pero que permiten una sonrisa expandida como el mar. Más de medio siglo no pasa en vano, la frescura se nota en su modo de hablar.

Milagro Villalobos sólo sabía hacer una cosa, actuar. Y fue ese amor por las tablas que la llevó a convertirse en un personaje reconocido en Maracaibo. En su haber la participación en doce festivales nacionales y fuera de nuestras fronteras. Portada en dos ocasiones de la revista Estampas Zuliana. El Zulia la recuerda como la mujer que escenificó a la Boba Tanana en el programa cómico Por supuesto que transmitió Niños Cantores Televisión. Pero más aún, por ser Anita Millán, ese personaje que evocaba a la gobernadora Lolita Aniyar de Castro en la exitosa telenovela venezolana “Por estas calles” que hizo que en par de ocasiones Villalobos Chirinos terminara dando autógrafos frente a la basílica de la Chiquinquirá. Actualmente transmite un programa en UNICA 99.9 FM llamado Mucho que dar, donde sirve de motivadora y consejera para esos momentos difíciles “Siempre para la gloria de Dios” sostiene.

¿Trujillana de nacimiento o corazón?
“Yo soy maracucha” con ese singular ritmo que caracteriza los marabinos explica su procedencia. Un estudiante de sociología llegó al Zulia buscando técnicas de teatro. Al conocerse, Villalobos se ofreció “Gentilmente” a dictarle un taller. El suspiro y la mirada perdida anteceden a una respuesta cargada de recuerdos. “Nos enamoramos y…yo me vine…me vine con él.” En Escuque nacieron sus hijas fruto de ese amor (Josabeth, Acacia y Rebeca), por mucho tiempo pernoctó en las tierras de Barbarita de La Torre. Se va por un tiempo a Curazao y al pisar el país algo ocurre. “Cuando llegué a Venezuela en mi registro no estaba Maracaibo, amo mi ciudad, pero en mis ojos estaba tatuado Escuque”.

Una niñez marcada por la imaginación y el teatro.

El calor marabino secó rápidamente los juegos que una niña podía realizar en esa etapa de su vida. Sus genes conspiraban para que fuera parte del mágico y frondoso mundo de las artes. Su padre fue un cantante de tango y poeta muy reconocido en la ciudad. “Donde llegaba, las mujeres se le tiraban encima”. Por decisiones de la vida no tuvo oportunidad de conocer a su padre, murió cuando ella tenía sólo un mes en este mundo. “Mi madre quiso borrar todo imagen de él” aunque a flor de piel algunas dudas la perseguían en su cabeza. Comentarios inapropiados la hacían sentir distinta. “Mucha gente al ver que mis hermanas tenían el cabello liso y el mío era rizado me preguntaba ¿por qué tú eres tan blanquita y tus hermanas morenas? Mi padrastro al que amo como mi padre era de raza goajira, de sangre wayú, eso explicaba todo” Villalobos admite que esas preguntas y dudas la hacían sentir inadecuada, la apartaban y hacía que en aspectos sintiera que no fluía con su familia.

¿Qué es lo que más recuerdas de tu infancia?
“En mi escuela había un almendrón” Villalobos corta la respuesta para cambiar de papeles. Pregunta si sé de qué árbol me habla, al afirmarle que no, comienza a explicarme. “Allí debajo de las ramas de ese almendrón yo era la protagonista de todas las obras de teatro”. Una pausa converge con esa mirada perdida que busca algo, y parece encontrarlo, los recuerdos guardados en el complejo corazón de una mujer. “…Y fui muy feliz. Porque la imaginación me permitía evadir la violencia, problemas y escenas que yo observaba siendo niña y no me agradaban”. La que fuera la más furibunda de las lectoras de su hogar nos devuelve a ese pasado de oro, donde siempre jugaba con un trapo en su cabeza “no importaba si estaba sucio” dice entre risas la niña que dio riendas sueltas a su imaginación.

El teatro como forma de vida

A los catorce años Villalobos Chirinos ya recibía honorarios por sus dotes actorales. “yo no sabía hacer nada, lo único que hacía bien era actuar”. La que fuera la primera mujer con quien se abrió la sala de los Niños Cantores de Zulia recuerda su llegada a la televisión “Mis colegas me halaron para trabajar en un programa muy famoso en la ciudad de Maracaibo. Es así como tiempo después llega la gente de RCTV y me contrata para trabajar en “Por estas calles”. Muestra las revistas donde fue portada con mucho recelo, pero abierta a las preguntas de rigor.

¿Cómo ingresas al elenco de “Por estas calles”?
 “Había un casting en Maracaibo. Éramos 300 mujeres, yo era la 150.Cuando llega mi turno, yo entro y noto un cuadro de un metro por metro cerrado en cinta adhesiva. Me dicen: Señora no se salga de ese cuadro. Usted nos mostrará el efecto que produce encontrar a su esposo con otra mujer”. Villalobos confiesa que estaba ganando mucho dinero diario por sus obras de teatro, y que en ese entonces una de ellas trataba el tema de la infidelidad, no le fue difícil. El problema era saber si los enviados por RCTV dejarían que esa zuliana que en reiteradas ocasiones fue la estrella bajo las ramas del almendrón tendría el privilegio de pertenecer al elenco de la novela más vista y de mayor duración en Venezuela. “Yo me asombro porque el tipo está ahí, lo insulto, lo grito, peleo, pero al final yo digo una frase que cambia todo: Ya va negro, vamos a negociar, no te vas”. Esa frase despertó a los que fungían de jurado y de inmediato se escucha “Esa es la que queremos”. Por vía microondas envían la cinta a Caracas y el famoso escritor Kiko Olivieri quien trabaja actualmente para la cadena Telemundo por teléfono anuncia su decisión “No busquen más, esa es la que quiero”. Milagro Villalobos personificaría a Anita Millán, la imagen de la gobernadora zuliana Lolita Aniyar de Castro. La molestia no se hizo esperar en las otras contendientes que esperaron por horas para obtener el papel. Ella nos explica “Una chica alta, rubia de ojos azules me dijo que cómo era posible que yo había obtenido el papel si ella era más bonita que yo. Yo le dije mija, no están buscando belleza, están buscando talento” La actriz exagera con su boca la última palabra y las risas inundan el lugar, una frase saca ese lado “maracucho” que intentaba salir y no podía “Tan odiosa ella, mi alma”. Desde ahí las cosas cambiaron en su pequeño mundo. Su Almendrón fue sincero los aplausos eran certeros, Milagro había nacido para ser actriz.

¿Y qué paso luego?
“Existían muchas promesas de seguir, muchos proyectos, estaba en la búsqueda de mi manager, pensaba ya en operarme las caderas pero mi hija la que está a punto de graduarse se cayó y la enyesaron. Yo no quise dejarla con nadie y me regresé a cuidarla. La televisión es rápida. Como no pude quedarme le dieron mi papel a otra actriz. Yo dije bueno no importa, yo sigo con mi teatro. Salió el festival de Maracaibo, siempre salía algo que me ocupaba. Chico yo me he pasado muy rico la vida, yo he vivido todo lo que he querido”. El amor de una madre pesa en ocasiones más que los sueños particulares. Milagro Villalobos no se arrepiente de su decisión.

La llegada del director de su vida: Jesús

A Milagro Villalobos el destino le mostraba una carta que no fue visible en el transcurso de vida. Suspira, el tono de su voz disminuye. “Un día me enfermé…cuando tú estás tan cerca de la muerte… te da un espanto. 16 médicos me dijeron que tenía ocho meses de vida” la crudeza de esas palabras la dejan en silencio. “Eso es lo más espantoso que te puede pasar. Tú dices, la cosa es seria. Luego te preguntas ¿Y ahora?”. En la revista Estampa Zuliana Explica que le realizaron una Histerectomía. Recuerda que un día estaba tirada en el piso de su habitación. Lloraba desconsolada, se sentía humillada por la vida. En sus propias palabras sintió que había vomitado el alma. “Calculé que había estado tendida tres horas, pero al levantarme todo estaba muy claro. Yo había llegado a las cinco de la tarde y en mi cabeza debían ser las ocho de la noche, pero una claridad entraba a mi casa. Me asomé por la ventana y la vecina acomodaba a los niños para ir al colegio. Yo estuve toda la noche llorando, tuve una vigilia muy particular”. Reconoce que no era un ser espiritual, lo más lejos que llegó fue a leer el tarot, el péndulo, el horóscopo, pero la biblia no. Eso cambiaría por completo. Las campana de la Iglesia de Escuque comienzan a sonar, las ramas del árbol que están detrás de nuestra banca permite que algunos rayos del sol se posen sobre ella, como si Dios o el Universo conspiraran para confirmar lo sucedido. “Escuché una hermosísima voz, una imagen de agua y me habló…Jesucristo”.

¿Puede describir la imagen?
"Es una imagen que no se puede describir. Con los ojos cerrados sentí una fuerza que me iba a llevar, como un río, me agarró de la cabeza, los pies y laterales (explica con las manos) yo me asusté porque era un estruendo. Y se rasgó mi vida, pensé que iba a morir, y era una aceptación a la muerte… ¡Venga! Le dije. No hay palabras para describir lo que sentí” Mientras los pájaros lanzan sus últimas tonadas para dormir Chirinos Villalobos cuenta que fue un consuelo y un alivio haber vivido eso, ella escuchó la voz de Jesús. “Me dijo una palabra y yo comencé a brincar… resulta que Cristo está vivo…él vive. Mi vida cambió por completo”. Ella explica que los doctores quedaron sorprendidos al verla.  Contó que no se ha desligado del teatro, que más que nunca sigue vivo.”Hago teatro que marca”.

¿Qué deja un mensaje?
“No, que te cambia la vida. He podido  llevar mi monólogo a Curazao, donde gente de Brasil, Rep. Dominicana, Holanda, Aruba, Colombia y lugareños pudieron ver mis obras. Las personas cambiaron, más nunca fueron lo que eran”. Milagro Villalobos admite que no ha presentando su pieza teatral en el estado Trujillo, pero tiene intenciones de hacerlo. Ve posible trasladar su mensaje a la ULA, y que el monólogo llegue a todos a través del mundo de la web. Con la mirada fija explica que luego de su transformación el miedo que la arropaba antes de una presentación desapareció por completo. "Ahora siento paz. Las personas van ver es la obra de Dios, yo sólo soy un instrumento que él utiliza para su gloria".

Por estas calles reflejaba la situación que se vivía en el país. Ibsén Martínez se guió por los titulares de los periódicos. En ese contexto ¿Cree  usted que se sigue marcando esta realidad social en el país?
 “Yo me quejaba porque no podía caminar en la madrugada como yo quería. En esa época me gustaba caminar desde el paseo del lago  hasta mi casa, y sabía de algunos amigos que los habían asaltado, ahora la cosa está mucho peor. Yo diría que la delincuencia se recrudeció al 600% la maldad y la corrupción han llegado  a límites insospechados. Lamento profundamente haber apoyado a Hugo Chávez, yo estaba  enamorada de su discurso, lo conocí cuando vino al Ateneo de Valera. Habíamos 200 personas, yo le dije que su discurso  me parecía violento, me dijo que me tranquilizara que en su corazón no había violencia sino amor. Pero qué va”. Villalobos cree que faltó oración. Siente preocupación ante la alianza entre La Habana y Caracas. “La situación política, social y espiritual se agravó con la llegada de los babalaos cubanos. Mucho poder se le entregó a Cuba, mucha responsabilidad, no supimos cuidar la batalla de guerrear como lo dice Isaías, levantarnos en las noches a orar por nuestra nación. Pienso que lo que estuvimos en ese movimiento con Gílmer  Viloria y creíamos en ese sueño fallamos porque nos faltó oración”.

¿Qué tanto poder tiene la oración en una persona?
 La oración es la conversa con Dios, es activar todos los anhelos y deseos.  Cuando nadie ora por ti es como si estuvieras en medio de muchos francotiradores que te apuntan”. Un día Villalobos en el set de grabación obsequió unos chocolates a la mujer que realizaba el aseo del lugar y acomodaba los cables. El impactó fue tan poderoso que la humilde trabajadora contó a las maquillista lo ocurrido. Villalobos afirma que luego de eso la trataron con más amor, se esmeraban en maquillarla. Desde ese momento los personajes comenzaban a llover para la actriz. “un día estaba con Kiko Olivieri en el hotel Maruma cara a cara discutiendo proyectos a futuro. Eso se pudo lograr gracias a que la maquilladora le contó lo sucedido a él. La humildad y la oración abren caminos en este mundo”

¿Usted no extraña el glamur y la fama que tuvo y pudo tener como actriz?
Villalobos es la conductora del programa "Mucho que Dar"
Transmitido los domingos por ÚNICA 99.9 FM
 Admite que le da “pereza” recordar que tenía que levantarse muy temprano, aprenderse el libreto uno hora antes de grabar, los patrones a seguir también la incomodaron. “Yo no podía caminar sola por la plaza Baralt, no podía subir escaleras, debía cuidar una imagen, comprendí y me dije: ¡Upss!, la cosa es bien seria” La zuliana sintió nervios y mucho ahogo cuando al frente de la basílica de la virgen Chiquinquirá muchos llegaron a pedirle autógrafos. “Pude comprender que eso era para gente fuerte”. Le resta importancia a los elogios que recibía a diario mientras tuvo sus cinco minutos de fama. “Que José Simón Escalona me dijera que era capaz de matar a cualquier director por mí, ya no tiene importancia. La vanagloria del mundo es perecedera. Yo le sirvo a mi Dios, y él es ahora quien obra en mí”.

¿Ha mejorado el teatro en el país?
 “No veo el mismo teatro que hace quince años. Al ateneo de Valera venían personalidades de primera. Tuve la oportunidad de que nos dirigiera un director ruso. Y él me decía en un ensayo ¡Colunareta!, ¡Colunareta! Y yo pensaba ¡Ay Dios! Que me querrá decir. Le pregunté a su esposa y en gritos me explicó lo que ocurría ¡Qué pongas la columna recta!” Milagro Villalobos añora esos días cuando bajo la dirección de Marlene Briceño se presentaba el teatro chino, y óperas de distintas partes del mundo. Con orgullo cuenta que en la llamada Casa de los Saberes del cual reniega el nombre porque según ella “Le sustrae personalidad a lo que fue el ateneo” Conoció a Mirla Castellanos, Los Panchos, El trío los Naipes de México entre otros. “En Valera hay mucho talento, no sé dónde está esa Valera de la que me enamoré”.

¿De qué te arrepientes?
 “De no haber estudiado. De no concretar una carrera, porque pensaba que era un fastidio y me estorbaría para ser teatro; y resulta que si yo me hubiese graduado como muy secretamente siempre he anhelado hubiera sido periodista… de guerra. Admiraba mucho a Oriana Fallacci admiro a Amanpur (Christiane).”

¿Aficiones?
 “¡Qué dios me perdone! me apasiona el futbol, la lectura y la cocina, cuando tengo el día libre trabajo en un restaurante como ayudante de cocina, no me importa lavar platos, me gusta el ambiente del lugar.”

¿Algún talento escondido?
 Los postres, soy muy buena… pedidos por favor (risas)

Miledy Gil quien asiste a la Iglesia Filadelfia, donde se congrega Villalobos la define como una persona consejera, de buen léxico que le gustan las cosas bien hechas. “Su Hija Rebeca es la pastora de la Iglesia”. Al preguntarle si destaca algo de la personalidad de Milagro Villalobos, luego de pensar un poco sonríe y dice “Su sonrisa, aunque no le gusta perder. En las reuniones bíblicas si pierde una se molesta” comenta en voz baja la esposa del joven que la actriz tiene de invitado ese día en el programa.

6 comentarios:

  1. Muchas felicidades mi querido David,los milagros existen....La fe nunca hay que perder,me ha llegado al alma,besitos e inmenso y fuerte abrazo amigo....!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia que conmueve, que te enseña, que inspira. Siempre bienvenida a mi Suburbio. Un abrazo fuerte, saludos.

      Eliminar
  2. Conmovedora historia,realmente una historia de vida.

    ResponderEliminar

vehicles

[socialcounter] [facebook][#][0K] [twitter][#][115K] [youtube][#][215,635] [google-plus][#][102,114] [rss][#][2M] [instagram][#][600,300]

business

health

sidebar ads