Slide show

[Entrevista][slideshow]

Hi There, I am

[Relato][stack]

Featured Post

El Hijo del Mar

En el pueblo andino olvidado no hay mar , y cuando lo vi por televisión cuando era muy niño supe que debía conocerlo. A mediados de...

Popular Posts

Miss Venezuela



“…Al Miss Internacional va…Miss… ¡Guárico! Y Miss Venezuela 2013 es Miss Costa Oriental… ¡Migbelis Castellanos!”  Esta frase da el inicio a un sueño. Son las palabras que más de la mitad del país espera escuchar para conocer quién es la nueva soberana de la belleza nacional. Para la nueva reina el fin marca el inicio de un año de preparaciones que le permitirá llegar al Miss Universo con la etiqueta de favorita. Cuando la venezolana llega, todas las cámaras se posan sobre ella.

“Venezuela es un país de mujeres bellas” es una frase que repetidas ocasiones he escuchado, tanto por foráneos y extranjeros que he conocido a través de las redes sociales. ¿Es cierto esto? No sé hasta qué punto se esté en lo correcto. La belleza es relativa, y decidir un patrón único de belleza obligaría a dejar culturas y lugares con mujeres peculiares. El éxito de las venezolanas en los concursos de belleza de fama mundial radica en una sola cosa: La preparación.

Las mujeres que fueron seleccionadas para representar al país en los eventos de belleza mundiales. Tienen un año de preparación. Es un año estricto, donde las reinas moldean su figura, se preparan en oratoria, técnicas de maquillaje y muchas otras cosas. En algunos países como el vecino Colombia, la reina hace vida activa en programas sociales y de beneficencia. Lo contrario ocurre en la tierra de Bolívar, más que un año de disfrute es un año de práctica. La venezolana va a ganar y por ende se prepara para lograrlo. No en vano el país tuvo una racha de 1982 a 2004 clasificando ininterrumpidamente en el Miss Universo. Es el peso de una corona.

Venezuela es el país que más concursos de belleza ha ganado el mundo. De los cuales cuatro son de fama y respeto internacional. Ha triunfado en siete ocasiones en el Miss Universo, es el segundo país con más títulos, superado por Estados Unidos. Tiene en su haber seis coronas de Miss Mundo y Miss Internacional. Siendo el país con más títulos en este concurso y 2 diademas en el Miss Tierra, un evento joven que comienza a despertar pasiones en Asia y Latinoamérica.

A parte de eso, el país está inscrito en el libro de Record Guiness en par de ocasiones. Por sus triunfos o proezas en este tipo de concursos. El Miss Venezuela fue fundado en 1952 para buscar a la delegada que representaría los colores patrios en el naciente Miss Universo que tendría por ganadora ese año a Finlandia.
En torno al concurso se han tejido gran cantidad de opiniones encontradas. Algunos apoyan el certamen y creen que es la ventana del país al mundo. Otros opinan que se usa a la mujer como símbolo sexual. Y las operaciones y estrictas dietas crean un estereotipo de mujer venezolana que es perjudicial para millones de venezolanas que desean tener un cuerpo “90-60-90”.

Para entender las pasiones encontradas que genera el Miss Venezuela es necesario irnos a la idiosincrasia del venezolano. En el país no existe un lugar donde no se celebre un concurso de belleza. Puede pasar de eventos austeros o sencillas elecciones de madrinas de una escuela o pueblo. A llegar a eventos millonarios donde el derroche es el punto de partida para silenciar a los detractores de los concursos de belleza.
Y todo comienza desde que estamos en la niñez. El primer concurso que recuerdo, fue la elección de la reina del jardín de infancia. Una niña que estudiaba en mi salón terminó alzándose con la corona. Luego llegaban los concursos para elegir a la reina del carnaval. La soberana de las ferias de la región y más reciente la reina del pueblo andino olvidado. De muy niño recuerdo interesarme por el Miss Venezuela. No era muy varonil afirmar que era un fervoroso seguidor de los eventos de belleza; pero por el camino entendía que muchos otros eran parte de eso sin darse cuenta. Nuestra tierra (antes de la llegada de Hugo Chávez) era conocida por las telenovelas, el petróleo y las mujeres bellas. Gran parte de eso quedó eclipsado cuando el militar retirado llegó a la silla de Miraflores. Parecía que todo giraba a lo que él decía o hacía.

No puedo englobar, pero gran cantidad de padres desean que sus hijos sean beisbolistas firmados en las grandes ligas, y que sus hijas sean reinas de belleza. Es así que nace el deseo desde muy niñas para obtener el cetro más codiciado en Venezuela. Comienzan un proceso de preparación, que como en el caso de la actual Miss Venezuela Migbelis Castellanos rindió frutos. Otras llegan al evento por casualidad y sin darse cuenta terminan coronándose en “la noche más linda del año”. Algo es seguro, el evento es un trampolín para que las concursantes puedan destacarse en la televisión, la música y en cualquier proyecto que tengan en mente.

Irene Sáez, fue la segunda Miss Universo venezolana. En el año 1981, quedaba agarrada de manos con la representante de Canadá en el concurso que se celebró ese año en Nueva York. Cuando se anunció que era la “mujer más bella del Universo” su vida cambió por completo. Sáez era tan querida y admirada por la gente que visitaba en cada país que en 1982 en Perú, los presentes gritaban “Reelección”. Los organizadores del Miss Universo le pidieron que reinara por un año más, cosa que ella no aceptó. Irene Sáez terminó sus estudios y tomó un camino inexplorado hasta ese entonces por una reina de belleza: La política. Se convirtió en alcaldesa del Municipio Chacao convirtiéndola en una “tacita de oro”. Un municipio limpio que fue ejemplo para el país. Aunque sus detractores aseguraban que el lugar era habitado por gente clase alta, media-alta. Por lo cual no tenía problemas crónicos que solucionar como en gran parte de los pueblos del interior. Decide lanzarse en buscar de la banda más deseada. Mucho más que la que obtuvo en 1981. Irene Sáez, la espigada rubia se presenta como candidata Presidencial para las elecciones de 1998. Se convierte en la “libertadora” de los venezolanos. Y las encuestas la arrojan como la gran favorita a obtener el puesto más grande de su vida. Algunos problemas políticos y el alinearse con el partido tradicional COPEI la lanza abruptamente a los últimos puestos de las mediciones. Su caída le permitió a Hugo Chávez ser el guía de todos los venezolanos por un periodo presidencial. Que luego se convirtieron en tres.

El hombre tras todos esos triunfos es el cubano Osmel Sousa, el denominado “Zar de la belleza”. Sousa es el presidente de la organización Miss Venezuela. Amados por muchos, odiados por otros, es ese señor de joroba pronunciada y movimientos exagerados de manos, la lupa que examina todos los requisitos que debe cumplir una mujer para ser exitosa en los concursos internacionales. Una de las frases más sonadas de Osmel es “en la quinta Rosa no se habla de política, yo soy apolítico” han sido estos lineamientos los que le han permitido mantener un funcionamiento “normal” en momentos de suma dificultad, y polarización nacional. El paro petrolero de 2002 y las manifestaciones estudiantiles de 2014 no llegaron a los pasillos de la quinta Miss Venezuela. En una nación golpeada por la inseguridad, la inflación, la escasez y rencillas políticas, el concurso nacional es el espejismo que por horas nos hace creer que “todo es bonito” en el país.

El concurso es el más rentable de la programación nacional que se transmite por televisión. Todos quieren patrocinar el concurso y que el logo de sus empresas aparezca así sea por tres segundos. El evento que dura entre cuatro y cinco horas atrae a millones de televidentes. Es el programa más visto anualmente en el país. El más costoso y donde artistas consagrados se presentan para deleitar a los más de diez mil presentes en el Poliedro de Caracas y los que por las pantalla chica observan el paso de su miss favorita.

De sus filas han salido personalidades del mundo del espectáculo. Gabriela Spanic, María Conchita Alonso, Ruddy Rodriguez, Marjorie de Sousa, Bárbara Palacios, Maitte Delgado, Chiquinquirá Delgado, Alicia Machado, Veruzhka Ramírez entre muchas otras que triunfan en el mundo.

La actual Miss Universo es María Gabriela Isler, Miss Venezuela 2012. Migbelis Castellanos tratará de repetir la difícil hazaña que en 2008 y 2009 lograron Dayana Mendoza y Estefanía Fernández respectivamente al coronarse dos mujeres de un mismo país consecutivamente.

Podría gastar decenas de cuartillas para explicar la pasión que este concurso de belleza despierta en los venezolanos, sus pro y contras. Sus curiosidades, sus momentos más tristes y de gloria.



Si el tema te ha parecido interesante, necesitas algunas respuestas, o conocer más acerca del concurso. Puedes hacerlo saber en los comentarios y ahí con gusto te responderé lo que necesites.

No hay comentarios:

vehicles

[socialcounter] [facebook][#][0K] [twitter][#][115K] [youtube][#][215,635] [google-plus][#][102,114] [rss][#][2M] [instagram][#][600,300]

business

health

sidebar ads