Slide show

[Entrevista][slideshow]

Hi There, I am

[Relato][stack]

Featured Post

El Hijo del Mar

En el pueblo andino olvidado no hay mar , y cuando lo vi por televisión cuando era muy niño supe que debía conocerlo. A mediados de...

Popular Posts

Segunda oportunidad


Eran las nueve de la mañana y él no se había despertado. Era algo que preocupaba a sus plantas del jardín y a Canelo, su perro. Al final abrió los ojos, cosa que le aseguraba que seguía con vida, tenía otra oportunidad de verla. Gonzalo limpió sus lentes y luego de asearse se acercó a la cocina. El aroma del café emocionaba a las rosas y girasoles, el hombre que las cuidaba seguía respirando esperanzas y alegrías.

Gonzalo Romero era un anciano, podía decir cualquier persona joven que lo conociera. Vio la luz en una humilde casa del pueblo andino olvidado 75 inviernos atrás. Casi no salía y poco interactuaba con sus vecinos. Era "raro" según los patrones sociales del lugar. Desde que su consorte dejara este mundo 20 años atrás, para él no había felicidad en los cantos de los pájaros y emoción en los chismes que corrían por las calles empedradas de su confortable hogar. Pero de un tiempo para acá, Canelo notaba algo distinto en su dueño. Que jugara con él en las tardes era sinónimo de que la vida daba a su cuidador una segunda oportunidad.

Recibió la prensa de la boca de su perro, lo acarició y dejó que posara sobre sus pies. Las noticias del día le parecían poco interesantes. Aunque sintió preocupación por el conflicto armado que azotaba al medio oriente. Los movimientos de su cabeza denotaban molestia, impotencia pero sobre todo solidaridad. Al terminar tomó el retrato que adornaba la sala de su casa. Su esposa y él eran los protagonistas, teniendo el Salto Ángel como fondo de un amor enérgico que sembró la semilla de su apellido en la línea de tiempo de esta vida.

Conoció a Adela cuando aún era muy joven. A lo lejos la observaba y soñaba con tenerla en sus brazos, era algo que parecía imposible, pensaban sus compañeros de escuela. El tímido Gonzalo no era capaz de levantar la cabeza cuando la mujer con rasgos indígenas pasaba por su lado. Pasó mucho tiempo para poder dirigirle una palabra, saliendo avergonzado por decirle “Eres más bella que los pies de mi abuela” la jovencita se sintió burlada y su cara risueña pasó a molestia en una mínima fracción de segundos. Gonzalo intentó explicar que los pies de su abuela fueron retratados en par de ocasiones por artistas ambulantes que pasaban por el pueblo andino olvidado, quedando impactados ante la suavidad y buen cuido de estos. Todo fue en vano, fue ese su primer despecho.

Los meses transcurrieron y fue luego de que el padre de Adela comprara un cuadro que por cosas del destino tenía retratado los pies de la abuela de Gonzalo que todo cambió. La chica se sintió elogiada y aceptó ser novia del joven. 40 años duró su amor. Siendo la luna testigo, dio las buenas noches a su amada. Al amanecer abrió los ojos y notó que esta seguía con las sábanas hasta el cuello. Eso le preocupó porque ella tenía la costumbre inquebrantable de llevarle café a su cama. luego de unos minutos descubrió que su esposa se había ido primero, sin decir nada, sin decirle adiós, sin un “Te amo” de despedida. Se quejó con la muerte, la idea era irse juntos, su demanda no fue escuchada.

Y ahí estaba de nuevo, en su casa, ese lugar que le servía de refugio y distracción en esa etapa de la vida donde todo transcurre más lento y la espera a una ida definitiva hace que las almas empujen el corazón para afuera. Tomó el retrato de su esposa y lo tiró a la basura. Las mejores fotografías y videos de su existencia estaban en su cabeza. A cada momento podía recordarla sin tener que ver el cuadro que lo punzaba y afirmaba lo traicionera que era la vida. Tomó un baño, se puso sus mejores ropas y prendió el que hasta hace poco era un extraño e innecesario aparato. Entró en la red social y esperó a la persona con quien tendría comunicación a distancia. Una luz verde servía como timbre, informándole que su “querida María”  había llegado.

La velada duraba todos los días. “María, mi argentina” así le decía a la mujer menor que él. Ella tenía 72 años y probando nuevas cosas conoció el internet. En un primer momento al igual que Gonzalo se sentía intimidada por la máquina. Ellos que pasaron de las cartas al teléfono, sentían el salto muy crudo para ser cierto. Fue gracias a esa bestia tecnológica que se conocieron. Habían formalizado su relación hace tres meses. En menos de un mes el novio visitaría su doncella, su princesa; que no tenía nada que envidiarle a esas de cuentos de hadas sólo por tener ríos sedimentados en su frente y bolsas de experiencias en sus algo deteriorados ocelos.

Gonzalo se daba una segunda oportunidad, no como esperaba, pero oportunidad al fin. María sabía todo lo que le ocurría. Las cámaras encendidas de principio a fin le daban esa idea de que era “casi real”, cercana a él. Preparaba su comida mientras ella lo hacía y juntos comían. Recordaban dictaduras y democracias. Juegos y libros, noticias y sucesos. Las Malvinas era un “estaca” en el corazón de la aguerrida mujer, la Guyana era la “piedra en el zapato” de él. Tenían un enemigo en común: Inglaterra. Aunque en tono de broma reconocían que un saludo de la reina Isabel II, los sonrojaría y los pondría a saltar de un brinco. Era una nueva manera de ver el amor, eso de que el amor es complejo comenzaba a tener sentido para ellos. Cuando tenían 30 años cada uno vivía con sus compañeros, jamás imaginaron que un artefacto como ese sería inventado, y que terminarían sentados frente a una pantalla, mandándose besos, ofreciendo abrazos y pensando en sexo. Lo que les preocupaba a ambos era que Canelo no sentía el mismo cariño por Agatha, la gata de María.

Como sus hijos sólo lo visitaban en navidad, y faltaba mucho para eso, le pidió el favor a la vecina que más confianza le tenía para que cuidara su casa.

-¿A dónde vas Gonzalo?-preguntó quisquillosa la señora.
-Voy a Argentina.
-¿Y eso?
-A conocer el amor de vida.

La mujer confundida asintió con su cabeza y sonrió. Por dentro imaginó que era una joven de quince años. El estereotipo que se tenía de los ancianos salió a relucir en su mente “Viejo verde, baboso”. Gonzalo abrazó a Canelo, saludó a los habitantes de su jardín, “pórtense bien” les dijo, sintió que estas aseguraban que sería así, o de seguro fue el viento que las movió de un lado a otro. Marchó con su  maleta de sueños, sabiendo que el tiempo iba en su contra. Era momento de gastar los ahorros que pensaba dejarles a sus desconsiderados hijos, que al final no merecían mucho.

El viaje desde el pueblo andino olvidado hasta Buenos Aires sería largo. Primero debía tomar un bus que lo llevara al terminal de la ciudad más cercana. Tomar un expreso que luego de ocho horas de viaje lo dejara en la Capital venezolana. Y por último tomar el vuelo con destino a la tierra del tango. Para él era poco, comparando el tiempo que esperó para que su amada María aceptara que le fuera a visitar. Sintió miedo cuando el avión despegó, nunca en su vida había viajado fuera del país. Ese temor se fue diluyendo cuando el mar de nubes estaba bajo sus pies. Recordó a su querida Adela, sintió que ella aceptaba que él fuera feliz, esa era su manera de serlo, y todos debían respetarla. Analizó su situación, estaba muy cerca del cielo, así que pidió a Dios un poco más de salud y a su ex mujer fuerzas para amar como un día la amó. Bajó del avión y conoció un nuevo lugar. A lo lejos una mujer con abrigo movía un cartel que decía: “Bienvenido Gonzalo…Mi venezolano” un corazón adornaba el afiche. Éste sonrió, era un poco más baja de lo que esperaba, pero eso no restó emoción al momento. Los dos se saludaron, sus cabezas de un lado a otro se movían, al final se dieron un beso. Uno de retrato, para la historia, para el recuerdo.

Su visita duró una semana. Los días se hicieron cortos. Regresó al pueblo andino olvidado por poco tiempo. Dejó todo en regla, los papeles de la casa, el dinero del banco y algunas pertenecías. Tomó a su perro besó sus flores y marchó de nuevo a Buenos Aires, donde María lo estaría esperando para terminar de vivir juntos los pocos días de vida que aún conservaban.



La vida regalaba una segunda oportunidad a ambos, una que sabrían aprovechar. Vivirían sin prejuicios, sin miedos sin pudor. Eso se notó el día que tuvieron sexo con mucha paciencia, olvidando las arrugas, olvidando lo estético. Era un amor en un presente cambiante. Todos los que los conocían quedaban sorprendidos de su proeza. En cuanto a Canelo y Agatha terminaron siendo amigos. Eso creían sus dueños, porque cuando quedaban solos  las cosas a veces se salían de control. En la casa de esos viejos que lanzaron los dado del destino y consiguieron de la vida una segunda oportunidad.

6 comentarios:

  1. El amor se va aclarando con la edad. Los prejuicios se mueren de viejos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Así es Nel. Gracias por pasar por mis Suburbios.
    Saludos a lo lejos.

    ResponderEliminar
  3. Que bonita historia. ¡Que bien escrita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humildemente querida. Mil gracias por leer. Saludos.

      Eliminar
  4. parece que tuvieras mil años, David. Por que parece que escribieras por experiencia propia. Una comprensión de la naturaleza humana sorprendente...

    ResponderEliminar
  5. Gracias mi hermano Zegui. Esas palabras me animan. Un abrazo por todo y gracias por pasarte a mis Suburbios. Abrazos.

    ResponderEliminar

vehicles

[socialcounter] [facebook][#][0K] [twitter][#][115K] [youtube][#][215,635] [google-plus][#][102,114] [rss][#][2M] [instagram][#][600,300]

business

health

sidebar ads