Slide show

[Entrevista][slideshow]

Hi There, I am

[Relato][stack]

Featured Post

El Hijo del Mar

En el pueblo andino olvidado no hay mar , y cuando lo vi por televisión cuando era muy niño supe que debía conocerlo. A mediados de...

Popular Posts

Amor de niño


Una frase que se había tatuado en su cerebro. Cada día debía cumplirla si no quería vivir de nuevo un calvario por no acatar las órdenes de su madre. “Al llegar del trabajo tienes que estar bañado” le dijo. Habían transcurrido dos meses desde que aquella golpiza que dejó las calles en silencio ante los gritos del niño. Eso era cosa del pasado, antes de la cinco ya estaba bañado, peinado y arreglado, esperando que su madre llegara con algún dulce o regalo por portarse bien.

Y así los días transcurrían para el niño sentado en el portón de su casa. Siendo testigos los pocos autos que transitaban el lugar y algunas señoras que tomaban café y leían el periódico del día. Siempre empezando por detrás, el morbo en el pueblo andino olvidado había llegado a extremos en un país donde un muerto era más fácil de conseguir en alguna esquina que los productos básicos de primera necesidad.

A lo lejos una espigada mujer de larga cabellera bajaba por la calle de su hogar. Creía nunca haberla visto, era muy hermosa para ser real. Cerró sus piernas, apoyó su cabeza entre sus brazos tambaleantes y no dejaba de mirarla. Parecía ser la dama más alta que había visto en su corta vida. Los tacones que llevaba eran extremadamente altos. El vestido rojo hacía juego con su cartera, sus labios y color de ojos. Entonces la tenía frente de él. Carlitos necesitó una grúa para que sus ocelos pudieran divisar por completo a ese ángel que estaba frente de él. “¡Qué niño tan hermoso! Te mereces un beso”. Los labios rojos de ella, quedaron estampados en la mejilla izquierda del niño. Que con la boca abierta al ver a su madre acercarse corrió para darle un abrazo. Ella le explicó que no alcanzó el dinero para traerle dulces. Eso pareció no preocuparle. Estaba agradecido con su Diosito por traerle tan delicioso manjar a sus cachetes.

Al llegar la noche no dejaba de pensar en ella. Sentía que estaba enamorado, realizado, apoyado. Esperaría que ella pasara de nuevo y le explicaría sus planes a futuro. Graduarse rápido de la escuela, luego atravesar el bachillerato y al llegar a la universidad acelerar todo el proceso para darle todas las comodidades que merecía. “Es un reina” se decía. Guardó todos sus juguetes en una caja que escondió debajo de su cama. “Si ella viene a mi cuarto no puede ver cosas de niño” pensó. Para su madre tanta tranquilidad en el hogar era extraña. No se acostumbraba a no escuchar gritos, brincos, objetos destruidos. Pero sobre todo, estaba feliz de no regañar a su hijo, ya se le estaba haciendo raro tanta “santidad”.

Al siguiente día a la misma hora pasó la mujer. Repitió las mismas palabras le dio un beso que quedó estampado en la mejilla de Carlitos y siguió su camino. No hubo tiempo para que el niño explicara sus planes de vida junto a ella. A los pocos minutos llegó su madre con un chocolate para él. No se lo comió al instante, tenía un plan para conquistar ese primer amor de niño, el mismo que hacía que la amara en sólo dos días.

Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses. Las decenas de beso que eran depositados en los cachetes del niño eran borrados cada vez que lavaba su cara antes de dormir. Pero para él era más que eso, era el simbolismo de un amor que consumía hasta sus entrañas más profundas y esos huesos que aún no conocía pero sabía estaban ahí para cuidarlo. Apresuró las enseñanzas de escribir y lo logró. Perfeccionó su manera de leer y consiguió algunos consejos y técnicas del amor de ancianos que vivían por su casa. Sus medias estaban a la par, su bermuda impecable y su franela estampada sin arrugas. Se sentía el niño más feliz del mundo. Su madre no le reprendía en mucho tiempo, sus amigos lo sentían distinto y su corazón tenía la marca de ella. No sabía su nombre, ni quería saberlo, bastaba con verla e imaginar un mundo distinto donde él sería el caballero en corcel blanco que la rescataba de una bruja malvada, como ese cuento que su maestra leyó en clases que sintió estaba escrito para ellos dos.

Una tarde su princesa no pasó. Su madre llegó primero y eso le preocupó. Quería buscarla, saber qué había pasado,  no era normal para él esa escena. La calle se convirtió en una gama de colores grises. Los árboles no se movían al compás del viento y sus ojos comenzaban a hundirse en un mar de lágrimas que no lo dejaban respirar. Le insistió a su madre de que lo dejara quedarse un rato más afuera. “La cena se te va a enfriar” le afirmó. Al final luego de un regaño tuvo que obedecer. La comida entraba como miles de alfileres en el dedal de su estómago. Sufría en silencio y no era comprendido, su alma gritaba y no era escuchada, su corazón se apretaba y nadie le daba respiro. Toda esa noche pensó en su amada.

Se sentía perdido caminado por las montañas del pueblo andino olvidado. Algunas cabras comían pasto, sentía que ellas sabían todo, pero le era imposible acercarse, le costaba dar un paso más. Luchó con su cuerpo y en una casa abandonada se encontraba ella, atada, amordazada, con su maquillaje regado de tanto llorar. Cogió fuerzas hasta de donde no las habían y la rescató. Ella lo abrazó con ganas. Y en sus hombros se recostó. Salieron corriendo, ella acomodó su largo vestido y él su armadura medieval. Subieron al caballo y al galope de su fiel amigo conocieron un territorio sin explorar, desconocido para dos amores. “Carlitos, Carlitos…Carlitos… ¡Despiértate!” decía su madre. Todo era un sueño, ese amor quedaría destinado a los designios de Morfeo.

Las heridas abiertas del amor fueron sanando con lentitud. Años transcurrieron hasta que todo quedó en un hermoso recuerdo. Esos besos siempre lo acompañarían, sería el recuerdo de un amor de niño, esos que roban sonrisas cuando se llega a adulto con sólo mirar atrás.

Ya siendo un adolescente la vio de nuevo. Ella no se acordaba de él… de Carlos. Cuando fue a hablar con la gerente de un banco muy reconocido de la ciudad más cercana a su pueblo pudo reconocerla. El carnet eliminaba una duda que lo persiguió por años. Se llamaba Clara Jerez. Luego de terminar la diligencia siguió su camino. Aunque en la despedida un beso por cordialidad quedó estampado en su mejilla izquierda. Sería el último que guardaría su corazón. La profesional marchó a la Capital del país y fue sustituida por un decente señor.


Del Carlitos niño, al Carlos adolescente sólo algo no ha cambiado. El primer amor que lo protegió de regaños, y le permitió amar en dos días y sanar en años. El sueño donde marchaban por el pueblo andino olvidado en corcel es un recuerdo hermoso que guarda de pequeño, remembranza que jamás se volverá a repetir. Ya mayor de edad reconoció que era homosexual, aunque jamás ningún hombre ha podido borrar ese hermoso episodio de amor que ocurrió en el portón de su hogar de ese extraño lugar llamado pueblo andino olvidado.

14 comentarios:

  1. Siempre ése final inesperado,felicidades amigo,muy buen relato,un gusto llegar a tus suburbios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja un final sorpresa jajajaja. Saludos querida, gracias por leer.

      Eliminar
  2. Magnífico! Un final perfecto. ¡Bravo David!

    ResponderEliminar
  3. La mujer era para el niño un ideal, el anhelo de algo sublime, no ella como ser humano real. Por lo tanto, no era necesario que hubiera otro tipo de relación entre ellos, que no habría sido productiva para ninguno. ¿Semi-autobiográfico? ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto el hecho de sólo verla pasar y recibir su beso diario era para Carlitos algo celestial, lo terrenal no tenía a su edad sentido. Y siguió siendo un ideal Luis, porque luego de su "cambio" la siguió recordando con respeto y admiración. ¿Semi-autobiográfico? ¡Guao! es algo complicado de decir. Creo que perdería sentido dar respuesta a eso jajajaja. En lo que me conoces por este medio y atando cabos podrás dar con la respuesta que esperas jajajaja. Saludos y gracias por pasarte por mis Suburbios.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Me encanto!!!, me retrotrajo a mi niñez, creo que todos pasamos por situaciones parecidas. Gracias por publicarlo, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo compañera. Me alegra que te guste, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Muy buen relato, amigo David.
    El final refuerza aún más este amor platónico en todo su esplendor.
    Un cuento ideal para leer antes de destinarse a los designios de Morfeo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Por un momento crei, que esta dama solo existia en su imaginación,. Pero no, era real y me sorprendio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que el relato haya Causado eso en ti. Un abrazo Estela,saludos.

      Eliminar

vehicles

[socialcounter] [facebook][#][0K] [twitter][#][115K] [youtube][#][215,635] [google-plus][#][102,114] [rss][#][2M] [instagram][#][600,300]

business

health

sidebar ads