Slide show

[Entrevista][slideshow]

Hi There, I am

[Relato][stack]

Featured Post

El Hijo del Mar

En el pueblo andino olvidado no hay mar , y cuando lo vi por televisión cuando era muy niño supe que debía conocerlo. A mediados de...

Popular Posts

Baile de graduación



A pasos lentos pero con agitación, Delores caminaba de un lugar a otro buscando el vestido que esa noche debía lucir como no lo había hecho antes. Sería uno de los momentos más emotivos de su vida, nunca imaginó el impacto mundial que ese gesto admirable causaría.

Un hermoso y largo vestido azul con brillantes cubrirían su cuerpo, mientras su bastón la ayudaría a transitar ese lugar algo extraño para ella, pero que tiempo atrás pudo ser muy común. Casi nueve décadas no pasaban en vano, pero no le hacían bajar la guardia. La vida le daba otra oportunidad, una que podía ser con toda certeza la última, debía sentirse bendecida, ella lo sabía, no se acostaría antes de las nueve como siempre lo hacía.

No sentía nervios, en absoluto, no le preocupaba como la verían los demás, lo único que quería era aguantar lo suficiente para que la velada fuera perfecta, y no incomodar a su acompañante, un hombre que ella conocía, más de medio siglo  menor que ella, pero un caballero sin capa y escudo que solo vienen a este mundo en cajitas de edición especial.

El cielo de Ohio (Estados Unidos) era el complemento perfecto cuando su acompañante en el baile de graduación se tomó el atrevimiento de dedicarle una canción minutos antes de salir, ambos estaban sentados. Delores observaba con tranquilidad y cariño como el joven en perfecta concordancia cantaba y movía sus dedos para que las notas musicales no desafinaran, parecía irreal que una mujer como ella tuviera esa oportunidad.  Familiares y una tarde tranquila fueron testigos cuando recibió del caballero un hermoso collar de perlas que él mismo ayudó a poner, para resaltar la belleza que se escondía entre los ríos secos de su cara. Tomó su cartera, y tomada de la mano partió hacia el lugar donde se celebraría la recepción.


Conocía lo suficiente al joven como para estar segura de que lo amaba, era un amor que no tenía límites, un amor incondicional. Ella lo vio nacer, crecer; ahora estaba junto a ella, todo un galán la cortejaba. Delores no se ruborizaba, los años estaban presentes en su espalda, era viuda, sabía lo que era amar de verdad, ella amaba a su galán.

Al llegar pareja por pareja fueron pasando, eran recibidos por aplausos, y gritos eufóricos, en ese momento pudo sentir miedo. Si los escalofríos estuvieron en el cuerpo, no lo sé, solo puedo creer que a su edad los miedos sin sentido van desapareciendo, la vejez es un momento de espera y tranquilidad. Además era toda una mujer, hecha y derecha. Levantó su cabeza y al llegar su turno quedó sorprendida cuando fue recibida como todo una heroína, y su caballero como todo un héroe. Los adolescentes los admiraban. Sonrió lo necesario, mientras por el camino empujaba a un lado los globos que se interponían en su caminar.

El baile fue largo, y divertido, sorprendida por lo ocurrido agradeció estar viva para sentirlo. Cuando era joven no pudo asistir a su baile de graduación, hoy lo hacía de la mano de su bisnieto, quien no dudó en un segundo en hacer realidad el sueño de su querida bisabuela. Delores y  Austin Dennison disfrutaron la noche como pocos. Y aunque no fueron elegidos como rey y reina de graduación, causaron un furor mundial que no pudieron creer. Revistas, periódicos y programas televisivos cuentan el momento de ellos dos. Austin es un ejemplo a seguir. En un mundo necesitado de gestos de atención y cariño como ese, se convirtieron en toda una revelación. La historia de una octogenaria y un adolescente que rompieron el molde y decidieron disfrutar de su único baile de graduación. Un baile que siempre será recordado y que a muchos hará palpitar sus corazones.

Nota: Desde mi perspectiva cuento esta historia, no sé qué tan objetiva pueda ser. De todas maneras  Esta es la noticia. de una historia que me sorprendió y me motivó a creer que aún en el mundo existen escenas que se pueden aplaudir. Cualquiera de nosotros puede cumplir sueños, que los moldes sociales no sean impedimentos para realizar gestos que hagan más humano éste planeta.


No hay comentarios:

vehicles

[socialcounter] [facebook][#][0K] [twitter][#][115K] [youtube][#][215,635] [google-plus][#][102,114] [rss][#][2M] [instagram][#][600,300]

business

health

sidebar ads